Poemas de tomo y lomo

Empezó como un juego con mis hijos. Ellos estaban sacando libros de la estantería y la casualidad hizo que se juntaran algunos títulos con sentido, aquí van algunos ejemplos:

Pregúntame
¿Cómo es posible?

mira, mira
veo el mundo
de sueño en sueño

Papá duerme
¡Shhh! tenemos un plan
Una fiesta de disfraces 
salvaje

Mientras ellos olvidaban el juego con los libros por los coches decidí que podía hacer lo mismo con mis títulos. Como un ejercicio de escritura creativa OuLiPiana o como una versión libre del poema-ladrón de Víctor Moreno me puse a ello. 

Así surgieron algunos haikus:

No hay tiempo para jugar
a través del espejo
Ojalá nos perdonen

Habla, memoria
Cuántos de los tuyos han muerto
repudiados
en la ciudades escondidas

Muchos matrimonios
en medio de ninguna parte
haciendo planes
¿Puede aceptarse todo esto?

Algunos poemas más largos:

¡Shh! tenemos un plan
los chicos soñadores
veinticinco poetas españoles jóvenes 
feroces
dicen
tras la líneas
¡qué bonito es Panama!

El tiempo es un canalla
veo el mundo
un poco perdido
caminando bajo el mar, colgando del amplio cielo
¿cómo es posible?

Poemas metaliterarios:

la novela murió
esperando a los bárbaros
donde viven los caracoles
Así es como la pierdes
un día cualquiera 
en el camino
de corazón y alma

Vicio propio
leer el mundo
como una novela
sin trama y sin final

Poemas reivindicativos:

insurrección
las librerías 
contra Amazon

Herstory
las invisibles
mujeres que corren con los lobos
estamos todas bien
mejorando lo presente

Rimados:

Paciencia
cara de pan
un jardín en Venecia 
bajo el volcán

De amor:

Ah mira la gente solitaria
a la caza del amor
donde nace la noche
desde que la samba es samba

De humor:

Cuéntamelo todo
palabra por palabra
¿qué le pasa a mi cabello?

Una vez una madre, tras una charla sobre lectura en familia, me dijo que su hija sólo usaba los libros para hacer trenecitos en el suelo. ¡Con lo bonitos que son los libros que le compro! remató. Le dije que con tres, cuatro años es lo que hacen, pero qué mejor que jugar con libros, tocarlos, colocarlos… Podemos seguir jugando con los libros de mil maneras. La vida está escrita en los libros, también en sus lomos que son la antesala de su lectura, empecemos jugando. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.